Carlos Mora Vanegas

 La moral es lo que hace a uno sentirse bien y lo inmoral es lo que hace a uno sentirse mal. Ernest Hemingway

Es alarmante como la sociedad humana manifiesta cada día una aguda crisis moral en todos los aspectos, desde los gobiernos , sus  instituciones, la iglesia, universidades, academias, policía,  otras instituciones sociales y la misma familia, se muestran con una aguda  crisis moral  que no puede ser ignorada.

Es una realidad que no se puede negar, una evidencia que día a día se presenta, y origina seria repercusiones a la humanidad.

Por tanto, no debe sorprendernos, que se señale, que la "crisis moral" en la actualidad amenaza peligrosamente a la humanidad, muchas veces a una humanidad que vive sin sentido, sin ningún proyecto de vida, atormentados por el placer de lo inmediato y evidentemente descansando en el relativismo y la indiferencia religiosa,

Al respecto Victor Porta comenta: Es un hecho cierto que  la moral está en crisis nadie duda, mientras que la corrupción, la droga, el alcohol, la violencia y el odio prevalecen sobre la cultura. Es indudable que en estas condiciones no se llegará a un cambio que pueda favorecer a la humanidad, y si no se instrumentan las leyes necesarias y se eliminan todas esas modalidades de ilícitos, jamás podremos llegar a vivir en paz y justicia. Por todo ello hoy tiene más vigencia que nunca y sería muy importante tenerlo en cuenta, aquel pensamiento de alguien ya preocupado por todo lo que estaba ocurriendo en el mundo y que dice: "En el mundo existen treinta y cinco millones de leyes, nada más que para hacer cumplir los diez mandamientos".

Al respecto de esta crisis, nos recuerda crisismoral.blogcindario.com, que el escritor argentino Omar POLINORI dijo" el hombre está en crisis porque las sociedades lo están también por la eliminación de algunos valores necesarios para el equilibrio de la especie humana y por la falta reconversión de otros. Los hombres no han modificado mucho sus conceptos estructurales del pasado y no logran responder a tiempo ante los nuevos desafíos sociales que se presentan terminando siempre en la aplicación de medidas extremas que solo conducen al terror y muerte. La especie humana no ha crecido en igualdad a como lo ha hecho la ciencia y aún nos encontramos entre el pasado y el futuro, hecho que peligrosamente nos va llevando a una incomprensible situación ,ya que no se pueden resolver cuestiones de otros milenios anteriores aplicando las estrategias actuales porque no resultarían viables bajo ningún concepto.

Se nos agrega además,  que el nuevo hombre social necesariamente necesita una integración diferente a la que se aplicaba en los siglos pasados y para ello los que ostentan el poder en el Planeta deberán ir acelerando los tempos para evitar una mayor disociación de la especie y de las franjas que hasta hace unos años no se habían auto marginado. La moral es necesaria en toda acción de cada hombre pero si el conjunto desconoce los principios básicos de una sociedad moralizada tendremos un violento desorden estructural del hombre que buscará los medios adversos a la integración de la especie y sumará más desorden y crisis a las ya actuales. La crisis moral del hombre dará como resultado el final de las sociedades del Planeta y solo podrán sobrevivir temporalmente sus similares hasta que los intereses se interpongan lo que dará lugar a guerras y a una rápida y apresurada desaparición de la especie humana sobre la superficie de la Tierra.

Interesante el comentario que nos hace además la fuente señalada,  que el nuevo hombre social no deberá estar sitiado por ideologías que no sean las que solo promuevan la preservación de la especie en paz sobre la faz de la tierra despojándolo de toda otra concepción que pudiere obturarle su óptica al momento de integrar nuevos miembros a su macro núcleo social. Las crisis de la moral provocan efectos contradictorios entre si ya que el exceso o la falta de la misma da resultados a diferentes acciones por parte de los hombres, pero si consideramos un nueva célula en la formación de la sociedades actuales a futuras llegaremos al nuevo hombre social y allí será precisamente donde podríamos obtener mayores resultados positivos para la especie humana

Definitivamente nos dice Omar Polinori (2007) : El nuevo hombre social debe ser la célula madre de la sociedad del futuro donde el equilibrio y la integración supere todos los modelos del pasado para dar lugar a un futuro benéfico para todos donde se garanticen los Derechos Universales del Hombre y la Democracia sea el modelo para el desarrollo

Venezuela  país que nos concierne, no está liberado de la crisis moral, cada día se manifiestan hechos alarmantes,  en donde muchos actores de diferentes organismos,  han dado paso a que se dé una crisis moral muy dañina ,  por tanto,  no sorprende ,la declaración  del Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino,  quién ha explicado  que la crisis política y social que actualmente se vive en Venezuela es producto de la profunda crisis moral, "es decir, en la nefasta presencia del pecado en nuestra sociedad y en nosotros mismos. Señaló que

la corrupción que de varias maneras se manifiesta en la vida social del país, en el campo afectivo sexual, en el campo económico, en el campo político, es una manifestación de esa crisis moral".

 Por último, rincondelvago. com , nos aporta algunas características de la crisis moral del hombre actual que no pueden seguir manifestándose a saber:

  • Vivimos en una sociedad nihilista: hay ausencia de valores, proyectos, ideales. Hay una pérdida importante del sentido de la vida
  • Crisis de la verdad. Existe un odio a ésta, todo es opinable y todas las opiniones tienen el mismo valor. Hay una pérdida de confianza en la que se puede llegar a conocer la verdad. Es una época caracterizada por el agnosticismo
  • El hombre de la postmodernidad es un hombre "light", mediocre, sin dimensión espiritual. Rinde culto al cuerpo, a lo meramente estético y quiere lo fragmentario. Es un ser débil, o sea con pensamiento y discurso débil
  • Se produce un desustancialización del hombre. Se pierde la esencia, la consistencia. Sólo importa lo externo, la "fachada
  • El hombre de hoy es unidimensional. Podríamos decir que hay una "mutilación" de las dimensiones del hombre y sólo nos quedamos con lo instintivo.
  • Subversión de valores. Decadencia de los valores espirituales.
  • Egocentrismo, soledad del hombre a causa de la ruptura de las relaciones.
  • Absolutización e idolatría de la tecnociencia, el cuerpo y el consumo.
  • Época de conformismo con ídolos postizos.

carmorvane@gmail.com